lunes, 4 de marzo de 2013

HISTORIA 251 - Transgrancanaria 119 km



Antes que nada mi reconocimiento y agradecimiento a mi compañero de batalla, Vicente Díaz “Kenke”, sin él todo hubiese sido más difícil.
Durante la semana previa a la carrera, estuve recuperándome de una gripe, e intentando correr, al menos una hora diaria para ir limpiando mi cuerpo, no lo conseguí y la tos me impedía respirar con normalidad, cuando te encuentras con estos contratiempos, hay que redefinir objetivos, y el principal en este tipo de carreras, siempre debe ser terminar.
Teniendo claro que el deseo era terminar, también nos propusimos un objetivo horario, un plus más de motivación, tanto Vicente como yo, pensamos en 24 horas, lo dejamos en 23 h 48’, objetivo cumplido doblemente (puesto 130-131 de 420 participantes).

El viernes, durante todo el día tuve el gusanillo en el estómago, amigos, familia y compañeros de trabajo, no dejan de mandarte mensajes de ánimo, que te van creando un vinculo más de motivación, porque sabes que no puedes decepcionar  a nadie y menos a uno mismo.

Tenía claro también que todas las horas invertidas para lograr terminar esta carrera, tenían que ser también fuente de motivación, aunque visto desde aquí, cambiaría parte del entreno, me faltaron kilómetros pero sobretodo desnivel.

A las 22,00 h en el Auditorio comenzaba la aventura, autobuses cargados de participantes, en ese ambiente de saberse dentro de algo importante, con risas nerviosas, saludos y ánimos mutuos.

Ya en Agaete, a poco más de una hora para la salida, olor a fiesta, focos que iluminaban el cielo con distinta figuras, proyección con imágenes de la isla y música, acompañada de la voz del speaker animando y transmitiendo información.

La previsión del tiempo nos daba lluvia durante gran parte de la noche y hasta media mañana, así que salí con el chubasquero, guantes y gorro puesto, durante la subida a Tamadaba, el bochorno me hizo sudar muchísimo, tanto que desde Tamadaba a Artenara, noté el amago de subirse el gemelo, supuse que había perdido muchas sales, me tomé todo el isotónico y un tubo de magnesio, no volví a notar durante toda la carrera ningún amago más.


Por cierto, impresionante la rista de frontales y luces traseras en la subida a Tamadaba.

Llegamos a Artenara en 3 h 17’, un caldito, cargué agua y sales y rumbo al Bentayga, este tramo lo desconocía, me impresionó la bajada hasta el fondo del barranco, no tenía fin, se te viene al pensamiento que en algún momento habrá que recuperar el desnivel perdido, y si la bajada es eterna, no quiero ni pensar como puede ser la subida.

Sobre las 5 de la mañana estabamos en el Bentayga, más caldito caliente y sales para el camino, aquí comenzaba otra montaña rusa de bajada y subida, la pena de toda esta parte del recorrido es que de noche nos disfrutas del paisaje, no ves más allá de la luz de tu frontal.

Llegamos al Aserrador bajo una lluvia impresionante, calados, continuamos el camino soñando con el siguiente avituallamiento “Presa de las Niñas”, el objetivo estaba puesto siempre en el siguiente avituallamiento, un caldito caliente era una gran recompensa al esfuerzo.

Toda esta parte del recorrido hasta llegar a Chira, fue bajo el agua, en este punto el avituallamiento fue de cinco estrellas, ¡qué humanidad!, fantásticos.
Después de la subida de Soria, fue lo mejor que nos pudo pasar, tomamos fuerza para seguir subiendo a Cruz Grande.

Para mí se acercaba el momento más delicado de mi carrera, con 14 h, tocaba subir La Plata, no llegó a ser una pájara pero los sudores frios recorrieron mi frente, tuve que parar en dos ocasiones a coger aire y comer algo.

Una vez superado este momento volvimos a trotar, bajamos el peñón donde había una cuerda de ayuda y llegada al parking del Nublo, ya estábamos en Garañón, 80 km. en las piernas y 16 h, habíamos cubierto 2/3 de carrera.
En este avituallamiento tenía una mochila con ropa limpia y seca, me cambié, un plato de macarrones y en marcha de nuevo.
Los avituallamientos nos los tomamos con calma, todos, apuesto que al menos 90 minutos de carrera estuvimos parados.

La bajada hasta Teror la hicimos rápida, a las 19 h estábamos ahí, de nuevo un tentempié y a sacar los frontales, caía la noche y su humedad.
Osorio lo tenía marcado como punto negro, por el esfuerzo que requería de nuevo comenzar a subir después de 18 km bajando, pero….para nada nos supuso un sobreesfuerzo, quizás más bien un descanso, porque fué a partir de ahí con varias bajadas pronunciadas donde mi rodilla derecha empezó a quejarse.

Tortuoso, es mi definición del Barranco de Tenoya, cinco kilómetros, tan sólo cinco, pero durísimos, física y mentalmente, estás tan cerca de meta pero ves que a pesar de ello, no hay atisbo de llegar a la civilización.
Una vez llegamos al avituallamiento pensé que se había acabado, ¡nooooo!, otra vez al barranco hasta llegar a una pendiente bestial de asfalto, al final de una curva asomaba el camino de tierra que nos situaría en lo más alto de Los Giles, para comenzar a partir de ahí a bajar a meta, ahora sí, lo pasé mal por la rodilla, pero Vicente me dijo, quedan 3 km y son las 23,30 h, tenemos que llegar antes de 24 h, así que fuera dolor y a correr.

Cruzamos la alfombra con 23 h 48’, con un excelente ambiente en meta, lo cual siempre es gratificante.

Expresé toda mi gratitud de diferentes formas, satisfacción enorme, no recuerdo todo lo que dije ni a quien, fue todo una explosión de sentimientos, sensibilidad a flor de piel.

Una vez descansé un poco, el masaje lo deseché, me daba miedo que me tocaran, quise cenar y me serví un plato enorme de hamburguesa, salchichas, chorizo y patatas fritas, pero fui incapaz de comérmelo, me bebí la cerveza y para casa.

La ducha reparadora fué insufrible, dios santo que lejos están los tobillos, no sabía que era mejor agacharme o subir las piernas, una vez duchado me tomé medio litro de isotónico y me acosté, bien abrigado porque el cuerpo empezaba a enfriarse y comencé a tiritar un poco.
Dormí en la misma posición que me acosté, descansé de verdad y cuando desperté me dí cuenta que el sueño se había cumplido, era FINISHER de una gran carrera del calendario internacional.



Mi enhorabuena a todos los que se pusieron en la línea de salida de esta gran aventura, a todos los que consiguieron llegar y a todos los que lograron sus objetivos.

Soy muy feliz de compartir este mundo con todos ustedes.

martes, 25 de diciembre de 2012

A Christmas Carol



Ayer, corriendo por uno de los parajes cercanos a casa, antes desierto de vegetación, hoy, paraiso para cualquier cabra; ensimismado con mi respiración, pulsaciones y ritmo que marcaba el Garmin, de pronto.....

Una figura, de porte atlético y mirada que transmitía confianza, al mismo tiempo que respeto, se apareció en mitad de mi camino y sin invitación alguna, se puso a correr a mi lado.

No había palabras, solo agitadas respiraciones, sobretodo la mía, ¿quién era?, ¿qué quería?, ¿hasta dónde pretendía seguirme?.....

Y así, de repente, una voz grave, surgió de aquel ser tan extraño como familiar a la vez, "soy el fantasma de la motivación y te voy a mostrar tus orígenes, tendrás que acompañarme no tienes alternativa, formo parte de tí ".

Me transportó a la Avenida Marítima, de los pocos sitios en llano que tenemos en la isla y donde van todos aquellos que se inicían en el running.

- Pero....¿ese soy yo?
- ¿No te reconoces?
- Si, pero.....¡qué pinta!, soy todo un novato con barrigón. ¿Cómo podía correr con esas zapatillas?, unas Reebok de tenis, camiseta de algodón y unas calzonas de fútbol. ¿Cuánto pesaba ahí?
- 90 kgs 
- ¿Y ese ruido que hago al correr?
- Te ponías bolsas de plástico en la barriga.
- No me imaginaba así, apenas levanto las piernas, paro cada tres minutos, simulo, me adelantan las tortugas.
- Te voy a llevar un poco más adelante en el tiempo, 6 meses después...
- Ohhh, el Parque Romano, esto lo recuerdo bien, sigo viniendo, hay más ambiente atlético aquí que en cualquier pista de tartán de la isla. ¿Dónde estoy Fantasma?
- Ahí vas, acompañado por dos corredores más.
- Es cierto, llevo unas Nike Pegasus, mucho mejor que las Reebok; ha desaparecido la camiseta de algodón y el pantalón de fútbol, e incluso no produzco ningún ruido al correr.
- ¿Qué me dices de tú cambio físico? Ahí pesas 78 kgs.
- Tienes razón, tengo mejor cara y levanto las rodillas al correr.
- Deja que te enseñe algo.....ese eres tú con un dorsal en el pecho.
- ¡ Qué gran recuerdo !, pasé una noche fatal, nervioso, me enfrentaba a un medio maratón y de montaña, no sabía si lo conseguiría, pero siiiiii, la camiseta de finisher la guardo con especial cariño.
- Ahora Juanma, vamos al presente.
- Ahí estoy, realmente, soy el mismo pero tan distinto....
- Tú lo has dicho, lo realmente importante siempre lo tuvistes, lo demás, el físico, por ejemplo, es accesorio, cambia desde que tú decidas hacerlo, pero la voluntad, la constancia, la capacidad de trabajo, de esfuerzo, eso se tiene o no. 
Y por eso estoy contigo, yo soy tú motivación y la de otros muchos como tú, si sientes debilidad en tú carrera, recuerda los entrenos, sacrificios, esfuerzos, nada habrá merecido la pena si no consigues la meta.
Esto lo puedes trasladar a tú vida, recuerda que esa es la carrera más larga, marca un objetivo y no pares hasta conseguirlo, la ilusión nos mantiene vivos.
- Hoy tenía que rodar 15 km, y me has hecho recorrer mis últimos cinco años, no hay nada que me pueda parar, un millón de gracias, te tendré presente en cada momento de debilidad.
- Eso espero, no olvides contar esta historia a todo aquel que creas puedas ayudar.
- Lo haré.....

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Training ( I )

No había comentado nada de mi objetivo hasta ahora, porque llega un momento que te da miedo hasta hablar por no desilusionarte, pero ya estoy en mi octava semana de entreno específico.

La evolución la empiezo a notar ahora con la acumulación de kilómetros, ya sean en carrera contínua, como en progresivos, series o tiradas largas de montaña.

La progresión es lo que nos da ese feedback, tan necesario para la motivación y saber que estás haciendo las cosas bien.

Yo no soy entrenador, ni pretendo dar lecciones, pero por si pudiera valerle a alguno, al margen de los tiempos que podemos marcarnos, si hay una serie de elementos en un entreno para una prueba así que deben figurar en nuestro planing.

En las semanas 1 y 2, el primer día, lunes, tuve carrera contínua, alrededor de 60' a ritmo suave, terminando con abdominales, lumbares y estiramientos.
Este tipo de entreno, es de los llamados de cardio, acostumbramos a trabajar al corazón a unas pulsaciones medias, corremos a un ritmo que nos permite ir llevando una conversación sin problema, digamos que a esas pulsaciones podríamos estar corriendo muuuuuuucho tiempo, si no fuera porque las piernas también cuentan.
El segundo día, en ambas semanas, he metido algo de carrera contínua para calentar, 20', y después técnica y fortalecimiento de piernas en escaleras, distintas formas de subir, para ir ganando agilidad, ampliación de zancada, fortalecimiento de rodillas y tobillos, muy importante, dado lo irregular del terreno en la montaña, así como, desarrollar la agilidad y visualización de nuestros pasos en los descensos, esto se consigue haciendo series de bajadas en las propias escaleras.
El tercer día, entreno de calidad, al margen de los minutos de calentamiento y enfriamiento, 20' por lo general, series en cuesta, como estamos empezando, con 200 m en cuesta e inmediatamente seguidos 100 m  en llano es suficiente, con esto perseguimos, acostumbrar al corazón y a nuestras piernas a las dificultades que nos vamos a encontrar, hacemos trabajar al corazón en déficit de oxígeno, a altas pulsaciones, y encima, a nuestras piernas, además de hacerlas sufrir subiendo, en los últimos 100 m en llano, le pedimos velocidad, impedimos con ello volvernos excesivamente lentos.
El día siguiente de un entreno de calidad, debido al esfuerzo extra que realizamos y además para que nuestro organismo lo asimile y nuestra mente se relaje, no hay nada mejor que tomarnos el día liiiiiiibre, descanso.
Estamos descansados, para hoy, tenemos el paso previo a las series puras y duras, el fartlek, en su forma 30-30, 30" fuertes - 30" suaves, como siempre calentamos con un rodaje suave, y después 2 bloques de 10x30", o sea 10 cambios de ritmos 30-30, trotamos 3', y volvemos hacer otro bloque de 10.
Hay muchos compañeros que prefieren el fartlek a las series, les resulta menos duro que las series, física y mental, y lo que hacen es ir alargando el tiempo de cambio, al minuto o incluso dos minutos.
Y para mi último día me reservo la tirada larga, en mi primera semana fué de 25 km y en la segunda por las ganas y las sensaciones me fuí a 42 km, a un ritmo suave, subiendo las cuestas andando a ritmo y corriendo, llanos y bajadas, importante en estos entrenos, la hidratación y la comida, así como ir probando material.

En la próxima entrada os cuento las siguientes dos semanas.

A entrenar !!!

Dedicado a mi amigo Carles Aguilar por su cariño al Roque Nublo, símbolo de Gran  Canaria

domingo, 16 de diciembre de 2012

Objetivo TRANSGRANCANARIA 2013 119 Km

Después de muchos meses con problemas físicos, que hacían imposible disfrutar de esto de correr, por fin, el descanso, la rehabilitación y los masajes han dado resultado, aún quedando todavía unas pequeñas molestias, no me impiden marcarme un objetivo.

Y eso es lo primero que hay que hacer para fundamentar los entrenos en alguna consecuencia, marcar un OBJETIVO en la temporada.

Así que viendo el calendario de carreras de montaña en Canarias, hay una de referencia, no solo en las islas sino a nivel mundial, la THE NORTH FACE TRANSGRANCANARIA, este año es su décima edición y ofrece novedades con respecto a las anteriores ediciones, entre sus diferentes distancias escogí la prueba reina de 119 km y 7300 m de desnivel positivo, así que ese es mi reto, conseguir terminarla de la mejor forma posible.

Estoy con la ilusión del que comienza a correr, cuando progresas de una forma constante y eso te retroalimenta y aprietas un poco más, en busca de seguir mejorando, así estoy yo, con muchísimas ganas.

 

Para conseguirlo sigo un plan de entrenamiento, por lo general, entreno 5 días a la semana, donde mezclo entrenos de cardio, kilómetros suaves a bajas pulsaciones con entrenos de calidad, series, tanto en llano como en cuestas, a pulsaciones altas, gimnasio y un día a la semana, generalmente el sábado, larga distancia por montaña, no menos de 40 km, es el que más disfruto, siempre con cámara en mano.

El entreno de tirada larga, es el que más te ayuda a conocer las sensaciones, reacciones y necesidades de tu cuerpo, son entrenos de más de 6 horas de recorrido, en las que se ponen de manifiesto tus fortalezas y debilidades.

Os dejo una selección de fotos de mis últimos entrenos en montaña, entenderéis porque son los que más me gustan.




viernes, 7 de diciembre de 2012

Historia de un entreno


Ayer, siguiendo mi plan de entreno Trans 119 km, decidí ir a Arucas a hacer lo que fue la Circular de Osorio.

Estuve pensando si llevarme el móvil para el entreno, más que nada por la función de cámara, hacer fotos en días como el de ayer lo merecen en ese paraje; finalmente decidí no hacerlo, porque ya me he cargado un par de teléfonos por mojarlos en demasía, y es que ayer la lluvia aparecía d
e forma intermitente pero intensa. ME EQUIVOQUÉ.

Al picar el primer kilómetro de entreno, en plena subida, me encuentro con dos perros sueltos, un boxer blanco y un pastor alemán cruzado de color negro, al principio con cierto respeto me paré para ver como reaccionaban, eran dos colegas de campo hechos unos buenazos, intenté vanamente que no me siguieran, se alejaban pero al momento se me pegaban.
No tuve más remedio que rendirme a ellos, me siguieron todo el tiempo, subimos al Pico, juntos, yo también a cuatro patas, los que conocen Osorio con barro, saben que hay tramos en que es inevitable subir de esta manera.

No paré de pensar como me los quitaría del medio cuando llegáramos al final del entreno, para mi es imposible asumir dos perros, por mucha pena que me dieran.

De vuelta por la zona Los Castillos, advertí que el pequeño negro no estaba, solo seguía conmigo el boxer blanco, lo de blanco es un decir, lo único que le quedaba de blanco era la coronilla, estábamos los dos embarrados y empapados.
Así que entendí que esto era una señal más del destino, y después de 16 km juntos de entreno llegamos al final.

Me puse a estirar mientras él, se relacionaba con todos los que por allí estaban, perro fantástico, supercariñoso, mimoso, atlético, elegante…..eché el asiento para atrás, para dejarle el mayor espacio posible en el suelo del asiento delantero del coche pero quiso ir sentado en el asiento, yo que siempre me coloco una toalla o bolsa para no mojar el asiento con mi sudor, y si viérais como quedó el asiento suyo.

Sentado a mi lado, echó su cabeza en mi brazo, y de vez en cuando un lametón, no podía creerme lo que tenía al lado, indignado porque alguien abandone un perro así y contento por haberlo encontrado. 

Y comencé a pensar que nombre le pondría, ¿OSORIO?. 

Decidí pasarme por una clínica veterinaria que hay cerca de casa, por si tuviera chip, y lo tenía, la veterinaria se puso en contacto con los dueños mientras yo iba a casa a ducharme y abrigarme porque estaba helado literalmente. Imaginaba que los dueños no lo querrían, pero no era así, al parecer se escapó de la casa durante la mañana y se enteraron cuando la veterinaria los avisó (supongo que sería así pero no me fio un pelo).

Terminándome de vestir, recibo la llamada desde la clínica, por si quería ir a ver a los dueños y despedirme del perro, le dije que no, no tenía ni ganas de verlos ni de despedirme del perro…..al minuto bajé arrepentido a la clínica, pero cuando llegué ya fue tarde.

Me quedé hecho polvo, durante tres horas estuvo conmigo, pegado a mi, yo, racionalmente no quiero tener un perro en casa, pero de la forma que ocurrió todo, no tenía más remedio. Sumando las señales, estaba claro, la revista de el corte inglés sobre mascotas que hojee por la mañana desayunando, la decisión de entrenar allí, que de los dos perros, uno estuviera conmigo hasta el final……estaba claro.

Como os decía al principio, ME EQUIVOQUÉ, ayer era el día para llevar el móvil, me quedé hasta sin una imagen de los dos.

domingo, 11 de diciembre de 2011

Entre bastidores

Tenía claro que una vez pasara Fudenas tenía que volcarme en la organización de la 2R2 Doble Race Due 2012 Santa Lucía, pero lo que no me esperaba es que me absorbiera tanto tiempo, como consecuencia he tenido que ir priorizando, entre la víctimas se cuenta DLOCOS, mes y medio sin aparecer por aquí.
Lo peor es que me salté su cumpleaños, su primer cumpleaños, sin hacer ninguna entrada durante todo noviembre, y sin hacer balance.
Por el lado de objetivos deportivos, me he planteado hacer la maratón de Sevilla (3h 30'), he hecho dos maratones de asfalto, una por una apuesta y otra como paseo (3h 57'), en esta si quiero ir a por un tiempo objetivo.
A medio camino tengo la media de Las Palmas, que me va a servir de examen de cara al objetivo principal.
A pesar de tener este objetivo, todavía no me he inscrito, debería hacerlo porque eso siempre da un plus en la preparación, pero por lo que os comentaba al principio no me fio del tiempo que pueda dedicarle.
Me gustaría que le echarais un vistazo al siguiente blog  http://dobleracedue.blogspot.com/ , es el blog que escribo con toda la información de la carrera, espero vuestras opiniones.

video



lunes, 31 de octubre de 2011

FUDENAS experience


Llevaba dos años escuchando las distintas experiencias y anécdotas, así como la excelente organización y ambiente que se respiraba en “Fuerteventura de Norte a Sur” FUDENAS, así que este año decidí no dejarlo pasar y así mantener cierta actividad después de la UTGC, previendo que iba a estar muy cansado y que sería bueno articularmente cambiar a un deporte donde no hubiera impacto.
Así que el viernes a las 7 de la mañana partimos en el barco rumbo a Morro Jable desde Las Palmas de Gran Canaria cientos de ciclistas.
La logística en una prueba de estas es impresionante y a pesar de que hay cosas que se pueden mejorar creo que es de honor dar las gracias a la organización por el esfuerzo que realizan durante los tres días que dura el evento y por supuesto por todo el trabajo anterior de preparación de una actividad donde se rozó los 1400 participantes.
En el barco ya se respiraba el ambiente festivo de la prueba y el espíritu de convivencia que ibamos a vivir durante 72 horas.
Una vez llegamos a Morro Jable nos estaban esperando varios autocares (guaguas) y un sinfín de furgonetas para cargar las bicis, ellas fueron llevadas directamente a la salida de la carrera y a nosotros en primera instancia nos llevaron al acuartelamiento del Soria 9 donde nos entregaron, los dorsales, identificación de maletas, normas y una cartulina para el control de las comidas.
Todos en fila en el patio del cuartel me recordó cuando hace años llegué a uno, nos pusieron en fila también, nos entregaron la ropa y seguidamente nos pelaron al uno.
En la cantina nos echamos una cervecita con un bocata en tanto en cuanto llegara la hora de partir a Corralejo, por cierto el autocar nuestro se movía más que el barco, todos se pusieron a cantar “duérmete niño, duérmete ya”, las risas que no falten.
Una vez en Corralejo, fuimos a comprobar las instalaciones donde partiría la carrera y revisar las bicis, todo correcto pues a descansar.
Yo para esta ocasión no estaba nervioso, pero si tenía dudas en cuanto a como respondería físicamente ante una prueba de este tipo, jamás he hecho tantos kilómetros encima de una bici y menos de montaña, ahora ya lo sé.
A las 8:45 h llegué a la salida con un buen desayuno encima, y en el pantalón guardado un par de geles para la ruta.
A las 9:30 h partió la modalidad CARRERA de FUDENAS, 150 km en una etapa, yo me apunté a la RUTA, es el mismo recorrido pero en dos etapas 60 y 90 km.
Ver la salida es espectacular, un desfile interminable de bicis, cuando estás dentro extremas el cuidado en no tocar a nadie, en no hacer cambios bruscos de dirección y avisar siempre, el peligro es evidente, una caida en medio de un pelotón así puede causar un desastre.
En los primeros kilómetros el recorrido fue por pistas de tierra muy bacheadas, hecho que produjo que se cayeran muchos bidones de agua de las bicis e incluso bimbas (fuelles o infladores), mi bidón cayó en la primera bajada que hubo por lo que tuve que parar y regresar corriendo a por él, con mucho cuidado lo recogí porque era una bajada muy prolongada y cómoda donde se cogía alta velocidad, de esas que gustan sintiendo el aire en la cara.
El sábado amaneció con nubes en el norte, lo cual hizo más llevaderos los primeros kilómetros, después el sol hizo su aparición.
Los kilómetros fueron cayendo, 10, 20, 30…la verdad que acostumbrado a como me pasan en las carreras, estos se me fueron enseguida y con 2 h 50’ cubrí los 60 km de la primera etapa, consumí un gel y el bote de 750 ml de agua un poco más de la mitad, o sea gasto mínimo y sin ningún tipo de desgaste.
Esta primera etapa culminaba en el Polideportivo del pueblo de Antigua, allí habían montado una gran carpa para las comidas de los casi 700 que nos quedamos allí.



Ahí almorzamos, cenamos y desayunamos y en la cancha del pabellón anexo pusimos nuestros sacos de dormir para pasar la noche.
El ambiente de camaradería y compañerismo está muy latente, el hecho de convivir tantas horas juntos hace que conozcas a muchos de ellos y compartas momentos como los que viví en la cancha de fútbol con los compañeros de Nauzet y Fran, acompañadas por unas bebidas enlatadas que vendían en la cantina.
O los miembros del equipo Mucha Vida que no tenía el gusto de conocer personalmente a pesar de yo llevar la misma camiseta, conociéndolos ahora la llevo con plena identificación, aunque su Presidente Pablo me tiene que explicar la filosofía del club que no me quedó muy clara después de la explicación de Pepe.


Tanto en el almuerzo como en la cena no dejé titere con cabeza, me lo comí todo, y en medio también visité una boutique del pan donde acompañando al café me zampé el dulce más grande que tenían, si, lo pedí por el tamaño, así que como os decía el desgaste en la carrera fue mínimo pero una vez me paré no dejé de engullir y beber agua y un líquido amarillo con espuma en la parte de arriba (1 cm es lo ideal).

La noche compartida con 699 en el mismo local puede ser maravillosa, todos sabéis que puede suceder, entre cuchicheos, risas , ronquidos y otros ruidos, Creo que todos dormimos por tramos, yo a las 4 y cuarto me levanté pensando que ya era la hora de levantarse por el jolgorio que había, nada quedaban todavía cuatro  horas más, así que me enterré en el interior del saco hasta que sonó la corneta con el “quinto levanta tira de la manta…”
Una vez levantados y antes de desayunar una banda militar nos tocó varias marchas militares, son detalles que hacen especial también esta carrera.

A las 9 de la mañana se daba la salida a la segunda etapa de 90 km siendo los últimos 30 matadores por el perfil y los distintos terrenos que tocaba, zonas técnicas, rocosas, bajadas con final en zonas arenosas o pedregosas donde se hundían las ruedas, playa, y bunkers de arena donde era mejor portar la bici al hombro.
Además de la dificultad del perfil encontramos zonas de viento en contra y mucho más calor que el día anterior.
En cuanto a comida me tomé un gel y un plátano, y de bebida aparte del agua si consumí dos acuarios de medio litro, con eso solo tuve un amago de tirón en el isquio izquierdo al finalizar una subida durilla.

Los últimos kilómetros fueron por asfalto con subidas y bajadas con viento en contra, ahí ya iba deseando llegar, el paseo por la playa estaba acompañado de mucha gente dando ánimos y que hacía que metieras plato grande y piñón pequeño dando el último esfuerzo, por cierto cambiar el plato me costó un mundo, mi dedo gordo no tenía fuerza y con las dos manos en el puño izquierdo del manillar logré cambiar el plato, jajajaja…nunca me había pasado esto.

5 h 5 minutos me costó esta segunda etapa, tremendamente contento del resultado, no está nada mal, diploma, mochila, saquito de sal de Fuerteventura, un boli y un maillot de finisher de la FUDENAS y la satisfacción de haber formado parte de esta fiesta del deporte.

Una vez acabamos, ducha y postcarrera sentados en una terracita a pie de playa ingiriendo líquidos de esos con espuma y bocatas reponedores, tertulia y risas, muchas risas por la satisfacción de cada uno.

Después, un par de kilómetros cargados con la mochila y pedaleando hacia el puerto para coger el barco de regreso, allí continuó la fiesta.

Mis sensaciones hoy después de haber pasado todo, es que físicamente no hay nada reseñable y mentalmente que el próximo año quiero ser de los de la partida también, mi única pena ha sido olvidarme la cámara de fotos.

Merece la pena vivirlo.